entre-todos



marzo punto de partida visita el reto orientación didáctica



La tradición fallera:

Las Fallas es la fiesta más emblemática e identificativa de Valencia por su ambiente jovial y festivo, tan presente en la sociedad valenciana.
Durante más de 300 años se ha preservado esta tradición. 
Todo empezó cuando los carpinteros, la víspera de San José, quemaban los soportes de candiles y demás artefactos para la iluminación, innecesarios ya al alargar el día. De este modo tan peculiar daban la bienvenida a la primavera. 
Hoy en día desde el 12 al 19 de marzo la ciudad de Valencia y multitud de pueblos de la Comunidad Valenciana, se tiñen de colores, música y del retumbar de los masclets y cohetes en el cielo. 

Durante esas fechas en toda la ciudad se alzan monumentos de madera y cartón a los que llamamos fallas. El 15 de marzo por la noche da comienzo de forma oficial la fiesta con la plantà de todas las fallas. Aproximadamente se colocan unas 370 fallas grandes y otras tantas pequeñas que atraen a miles de visitantes nacionales e internacionales. Es una muestra extraordinaria del arte popular . En la Sección Especial una falla puede alcanzar hasta los 18 metros de altura y su peso puede oscilar entre las 8 y 10 toneladas. 

A lo largo de la Semana Fallera, la ciudad es un continuo estallido. Las falleras se visten con sus mejores trajes de huertana, y protagonizan un estupendo desfile de flores que culmina con su llegada a la Plaza de la Virgen. Allí, frente a la figura de la Virgen realizan la mayor ofrenda de flores que se conoce. Todas las comisiones falleras ofrecen canastillas e incluso carrozas repletas de flores en honor a la Virgen de los Desamparados. 

La ciudad se llena de alegría. La gente se aglutina al mediodía para presenciar y vibrar con la "Mascletà", un alarde de los pirotécnicos que ponen su maestría al alcance de todos. Toda la ciudad retumba... Por un instante todo está en calma. A las 2 sólo se escucha el resonar de la pólvora que casi ensordece. Es algo que nadie quiere perderse. 

Con la Nit del Foc (noche de fuego) culminan las fallas. Es la noche mágica. Todo el esfuerzo y trabajo de un año se ofrece al fuego. Como en todo final, se respira una cierta tristeza. Todos cantan el himno regional al compás de una falla que se consume.
Estamos en plena primavera.

Tomado de la Web Oficial de las Fallas de Valencia 2001  



Tema del mes Entre Todos Asesor virtual Contacto