la Semana Santa en Europa

           ¡Hola! Me llamo Mari Metzler, y yo soy de Billings, Montana, en el norte de Estados Unidos.  Estoy estudiando aquí en España durante un semestre, y yo tuve la oportunidad de visitar Francia e Italia en las vacaciones de la Semana Santa.  Mis cuatro amigos y yo estuvimos en Florencia para el día de Pascua, y también hemos visitado París, Roma, y Nice, con otros pueblos pequeños.  Viajamos por todos los lugares en tren (segunda clase—es más barato), y como esta es mi primera vez en Europa, me alegré de tener la oportunidad de visitar lugares como el Coliseo, La catedral de San Pedro (donde vimos al Papa), y en Francia, el museo de Monet (los trabajadores del Louvre estaban en huelga, entonces no tuvimos la oportunidad de ver la Mona Lisa), y por supuesto la torre Eiffel.

            Para mí, la parte más interesante fue el día de Pascua en Florencia—un fiesta muy grande, con muchos fuegos artificiales, y miles de gente allá enfrente de la catedral celebrando un día religioso.  También, tuvimos una experiencia muy especial y única en Roma, cuando vimos el Coliseo por primera vez.  Nunca en mi vida he visto un edificio tan antiguo, con la historia de ese lugar. Nos quedamos allí medio día, pero me gustaría visitarlo otra vez.  La vista más poderosa en mi mente fue la cruz que está plantada cerca de la salida del Coliseo, que sirve de recordatorio a toda la gente que murió allá.  Pienso que la cruz en el Coliseo también es un símbolo de la evolución de humanidad, y de una vida nueva para alguien cuyo espíritu está preparado. 

            Aunque no soy católica, lo pasé bien en la catedral católica más grande del mundo; San Pedro.  Tuvimos la oportunidad de participar en una misa allá, y para mí fue una experiencia única, una oportunidad para meditar y recoger mis pensamientos.  También cuando estuvimos en Roma, vimos la Capilla Sistina, y el museo del Vaticano, pero había demasiada gente para disfrutar totalmente la experiencia.  Ahora estoy aquí otra vez en Pamplona, y me alegro de haber tenido la oportunidad de pasar la Semana Santa aquí en Europa, pero, como yo solamente sé hablar español e inglés,  siempre está bien regresar a un sitio donde entiendo la lengua. Grazie, y au revoir. J

 

Mari Metzler

Billings MT (EEUU)


©www.entre-todos.com 2001