el cartero y Pablo Neruda

Aclamada por tanto la crítica como el público, El Cartero es una historia apasionante y divertida que cautiva al espectador, seduciéndole con la sensación de que navega en un mar de imágenes que lo excitan. Basada en la novela ficticia de Antonio Skármeta, la película consigue crear la sensación de la misma vida excitando la curiosidad del espectador a través del humor y de la ternura y conduciéndole a la poesía.

El cartero, Mario Ruoppolo, es un personaje sencillo que sintetiza muchísimas virtudes de su pueblo italiano en la remota isla de Capri: su inocencia, su ingenuidad, su curiosidad y su humor. A la vez, el protagonista se distingue por su anhelo sincero de desviarse de las normas sociales de su pueble y exponerse a ideas más profundas que las que entretienen las mentes de la gente de su pueble, y como exclama al poeta: "Aquí todos son pescadores. Nadie me puede ayudar."

Contratado para llevar el correo al poeta exiliado de Chile, Pablo Neruda, Mario se intriga por la presencia de este "gran hombre", amado por todos y sobre todo por las mujeres, y empieza a crear en el alrededor del poeta un tejido discreto de devoción, de admiración y de curiosidad. Su intención es simple: quiere aprender a despertar la sensibilidad femenina como "el poeta del amor" y pregunta a Neruda "ŋCómo se hace uno poeta?" pidiéndole que le explique las metáforas y el sentido de su propia poesía.

La actitud inicial de Neruda es algo fría como, por lo visto, los dos no tienen nada en común. Sin embargo, poco a poco el poeta se ablanda e inicia a Mario en el mundo de la poesía. "Camina lentamente, mirando alrededor", le dice a un Mario pendiente de cada palabra suya, y le explica que la poesía no es nada más que la experiencia de un sentimiento que se revela "a un ánimo predispuesto a comprenderla."

Parece que, nacido con el corazón de poeta, Mario creció en un lugar que le ha permitido cultivar su talento, si hay. Por eso, su transformación en un hombre maduro tiene un nivel primero literal. El papel de Neruda en este sentido se parece a ese del instructor que enseña a su alumno el poder de las palabras. Mario crea inconscientemente su primera metáfora mientras escucha la descripción lírica del mar de Neruda sintiéndose como "una barca sacudida por todas estas palabras." Sugiere también un adjetivo excelente (tristes) para describir las redes de los pescadores.

La evolución de Mario toma otra dimensión cuando se enamora de golpe con la sensual Beatrice. Inexperto totalmente en los asuntos del amor, Mario no sabe cómo ganar el corazón de esta mujer inaccesible. Su relación con Neruda desarrolla en algo más personal, paternal, como el poeta ayuda a Mario de una manera directa e indirecta también. Al observar la relación sensual entre el poeta y Matilde, Mario se da cuenta de que necesita expresarse en una manera sexual y con el tiempo consigue casarse con Beatrice usando la poesía y las metáforas que Neruda le había enseñado.

Después de la boda, el gobierno chileno revoca su orden de detención de Neruda, señalando el fin de su "vida feliz, en plena soledad" en Capri. El poeta regresa a su país, dejando sus huellas fuertes en la memoria y en la vida de Mario, que espera con impaciencia una carta del poeta. Recibe al fin una carta impersonal de la secretaria de Neruda y, absorto en melancolía, se da cuenta de que nunca ha sido alguien importante para que Neruda le recuerde, sólo un cartero y un poeta mediocre.

Empujado por su deseo de producir algo original y poético para recordar a Neruda de su existencia, Mario descubre un nuevo sentido de su patria. Capri, "Reina de roca, en su vestido de amor y azucena", inspira a Mario que decide grabar los sonidos de la vida en la isla: las olas del mar, el viento, el cielo estrellado, las redes tristes, la campana de la iglesia. Su "Canto a Pablo Neruda", escrito sobre el mar y dedicado al poeta, es otra afirmación que Mario se vuelve capaz de crear poesía desde su corazón.

La última grabación tiene lugar en Napoli, donde Mario va para leer su poema enfrente de un gran público durante una manifestación comunista. Aunque Mario, por un capricho trágico de suerte, no logra grabar su poesía, muestra que su cambio había tenido un nivel político también. Al principio asimila las teorías comunistas de Neruda por su admiración hacia el poeta, pero al fin demuestra su interés activo por la lucha de los hombres.

De esta manera, la película se vuelve la descripción de un proceso interno de madurez de Mario a través de una relación personal e intensa que se parece a la que existe entre un estudiante y su profesor, un niño y su padre, hasta un paciente que trata de descubrirse y su psicoanalista. Las visitas regulares a la casa del poeta dan a Mario la oportunidad de conocer el amor, la literatura, la política y, al fin y al cabo, de conocerse él mismo.

Por otro lado, la última escena con el giro inesperado, afirma que la película es una reflexión tranquila sobre el destino y la vida humana. Si las circunstancias hubieran sido diferentes, Mario habría podido ser poeta y Neruda quizá cartero. A fin de cuentas, no está claro quien de los dos es "un gran hombre" y no hay un 'desenlace feliz' típico de películas americanas, sólo una afirmación maravillosa e imprevisible de la misma vida.

Natalie Nicolau




©www.entre-todos.com 2001